Archivo de la categoría: Europa

Una aventura en Roma

Fontana de Trevi, por Denis Jarvis

Ariana, una amiga viajera me cuenta por chat de su aventura en Roma. El mes pasado cumplía al fin su deseo de visitar la ciudad y estaba emocionada. Viajaba de Madrid a Roma y el vuelo y la llegada transcurrieron sin problemas. La ciudad, como la imaginaba, majestuosa y entretenida. Ariana siempre va informada a los lugares que visita. Arma su propio tour por el lugar y va a su ritmo. Como es muy sociable casi siempre encuentra compañía en el viaje. El italiano que se encontró en la Fontana de Trevi parecía ser una muy buena compañía. Sigue leyendo

Vorobyi, el parque de aves en Rusia

A 80 kilómetros de Moscú, en la región de Kaluga, se encuentra el Parque Vorobyi, que cuenta con una colección importante de aves de todo el mundo. Vorobyi significa “gorriones” en español. Fue abierto al público en el 2005, pero se inició con una colección de loros hace más de 30 años.

El parque está especialmente orgulloso de sus aves de presa -varios tipos de águilas y halcones. También tiene más loros que cualquier zoológico ruso a otras personas, alrededor de 70 tipos de ellos procedentes de todo el mundo. En total, unas 2.000 aves habitan el parque Vorobyi.

La colección principal incluye aves exóticas, pero también están incluidas las aves propias de Rusia, país que cuenta con 800 especies de aves. En el parque también hay la posibilidad de comer en el restaurante, pernoctar en una casa sobre el río y montar en pony o caballo.

Sitio Oficial | Birdspark.ru (en ruso)

Fuente: RT.com (inglés)

Todos los caminos llevan a Roma

Fontana de Trevi, por Denis Jarvis

La popular frase viene de la época del Imperio Romano, cuando efectivamente, todos los caminos eran construidos de tal manera que llevaban a Roma, la capital del imperio.

Así sigue siendo en la actualidad, aunque no en sentido literal. Roma siempre está en la lista de ciudades que no nos podemos perder. La tradición nos cuenta que Roma fue fundada por Rómulo y Remo, en el año 753 antes de Cristo. Rómulo y Remo eran dos gemelos que de bebés fueron amamantados por una loba. La leyenda de estos gemelos es reproducida en muchas ciudades alrededor del mundo.
Qué visitar en Roma
Después de que nos hemos asegurado de encontrar un buen hotel en Roma, haremos un breve repaso de algunos lugares destacados. Esta pequeña guía no pretende ser definitiva, es sólo un artículo entusiasta sobre una ciudad maravillosa. Para más detalles, recomendamos el sitio oficial de turismo de Roma.

La ciudad es tan grande e interesante que es mejor apartar varios días para conocer sus principales lugares. Destaca, por supuesto, el Vaticano, una visita obligada para los fieles católicos y los amantes del arte religioso. Dentro del Vaticano, la Basílica de San Pedro es un imponente templo, uno de los más visitados del mundo. El palacio de Castel Gandolfo, que es la residencia de los papas durante el verano, tiene unos hermosos jardines. Y por supuesto, un paseo por la Plaza de San Pedro no puede faltar en el recorrido.

Después de visitar el Vaticano, es imprescindible conocer el Coliseo Romano. El coliseo se anticipó varios siglos a los modernos estadios de fútbol, y podía albergar espectáculos espectáculos populares, haciendo fácil el ingreso y egreso de los espectadores.

La Fontana de Trevi es la más grande y popular fuente del barroco en Italia. Cuenta con reproducciones en otros países al ser uno de los lugares emblemáticos de Roma. Esta fuente duró 30 años en ser construida y se inauguró en 1762. La leyenda indica que el visitante que arroje una moneda a la fuente, volverá a Roma. No se sabe cuán cierta es esta leyenda, pero lo que sí es cierto es que la Fontana de Trevi recauda más de un millón de euros anuales de los visitantes entusiastas.

Entre las principales plazas de Roma se encuentran la plaza de España, plaza Navona y la Plaza Venecia. La plaza de España es una visita cuando menos curiosa para los españoles. Debe su nombre al Palacio de España, sede de la embajada española ante la Santa Sede y Malta.

En cuanto a sitios arqueológicos, Roma es prácticamente un museo al aire libre. Partiendo por supuesto con el Coliseo, hay que llegar al Monte Palatino, una de las siete colinas de Roma, en cuyas faldas está el Foro Romano, los Foros Imperiales y los Mercados de Trajano. Esto era el centro político de la Antigua Roma. Muy visitadas también son las catacumbas, de gran importancia en los inicios del cristianismo. En las catacumbas se calcula que hay unas 750 mil tumbas.

Roma no se puede visitar en un día, así como a Roma no se le puede abarcar en un artículo. Todos los caminos, sin embargo, siguen llevando a Roma.

París no se acaba nunca

Foto: Moyan Brenn

París no se acaba nunca, y el recuerdo de cada persona que ha vivido allí es distinto del recuerdo de cualquier otra. Siempre hemos vuelto, estuviéramos donde estuviéramos, y sin importarnos lo trabajoso o lo fácil que fuera llegar allí. París siempre valía la pena, y uno recibía siempre algo a trueque de lo que allí dejaba. Yo he hablado de París según era en los primeros tiempos, cuando éramos muy pobres y muy felices.

—Ernest Hemingway en París es una fiesta

Daspark hotel, alójate en un tubo de alcantarilla

El Daspark hotel es uno de los hoteles más inusuales del mundo. Ubicado en Linz, Austria, sus habitaciones son tubos de alcantarilla reutilizados y acomodados como habitación de hotel. Sólo hay tres de estas suites en el lugar. Los demás servicios, como el baño y las duchas, se encuentran en un edificio especial. Allí también está el área de desayunos.

Pero eso no es todo. Este hotel funciona con la modalidad “pay as you wish”, es decir, paga lo que quieras. Todos los servicios son pagados, pero la tarifa la pone el cliente, dinero que les sirve a los administradores para apoyar los proyectos de las asociaciones sin fines de lucro que llevaron a cabo el proyecto. Las camas de las habitaciones son matrimoniales y pueden dormir en ellas dos personas.

El servicio de hotel se presta de mayo a octubre de todos los años.

Enlace | Daspark hotel

Andorra y su Dama Blanca

Centro de Andorra. Imagen: Wikipedia.

La próxima vez que vaya a Andorra, no dejes de preguntarle a un andorrano por la Dama Blanca. Es uno de los mitos más fascinantes de Europa. La Dama Blanca vivió en el medioevo en Aubinyà, pero aún hoy sigue cuidando a su tierra.

La leyenda cuenta que la Dama Blanca era una mujer muy hermosa que solía vestirse de blanco. Su padre le heredó una torre y tierras al morir. La Dama Blanca, una mujer fuerte y decidida tomó posesión de ellas. Al tomar posesión la Dama Blanca ordenó que el obispo de Urgel llegara por Aubinyà. En aquel tiempo la iglesia de Urgel se había atribuido el contro de aquella población, pero sus habitantes no estaban de acuerdo. La disposición de la Dama Blanca no impidió que el obispo siguiera cobrando impuestos y exigiendo obediencia a la población.

La Dama Blanca decidió seguir otra estrategia. Bella y vestida con vestido blanco seductor, una noche de luna llena se acercó a la comitiva del obispo. El obispo la vio e inmediatamente fue seducido. Ella le indicó que la siguiera y se adentró con él en el bosque. Fue la última vez que se vio al obispo. Inútiles fueron las búsquedas que hicieron sus hombres.

El mismo tiempo que despareció el obispo apareció en la población un lobo que hizo estragos. Los que escaparon a su furia dijeron que en sus ojos miraron la expresión furiosa no de un animal, sino de una persona, del obispo. La población había sido liberada por la Dama Blanca, y desde entonces se le considera la protectora de los valles de Andorra.

Andorra es un principado que sigue muy ligado a España. Su idioma oficial es el catalán, aunque el español es el idioma más hablado. Situado en los Pirineos, este principado ha resistido históricamente los intentos de dominación por parte de otros países. Sigue siendo, sin embargo, un destino turístico muy interesante, con la facilidad del idioma español, el encanto de sus monumentos históricos y la magia de sus leyendas.

Ampelm

El Ampelmännchen (hombrecillo del semáforo) es una figura icónica de Alemania, cuya historia está marcada por la separación y la reunificación de Alemania. Este hombrecillo del semáforo es un muñeco con sombrero que indica a los peatones cuando deben cruzar una calle. Fue creado en 1961 por el psicólogo Karl Peglau en Alemania Oriental (RDA). Peglau pensaba que los colores del semáforo (rojo, amarillo, verde) no eran suficientes para indicar el paso y que se debían introducir figuras geométricas, en especial para las personas que no pueden distinguir colores. Para el caso de los semáforos para automóviles su idea no fue tomada en cuenta.

Sin embargo, para el paso de peatones se creó una figura que pudiese ser de fácil interpretación y se omitió el color amarillo. Para indicar que los peatones no pueden cruzar se creó la figura de un hombre de sombrero con los brazos extendidos con la luz de color rojo. Para indicar que está permitido el paso, la figura de un hombre caminando en color verde. En octubre de 1961 se instalaron los primeros Ampelmännchen en la RDA y desde entonces el hombrecillo del semáforo se ha resistido a dejar Alemania.

Al principio los hombrecillos eran sólo calcomanías, pero posteriormente se fabricaron semáforos ya con el diseño específico. La figura se volvió popular y se usaba para la educación vial. Incluso la televisión pública creó unos dibujos animados del hombrecito que atrajeron interés internacional.

Si usted va de vacaciones a Berlín y alquila un apartamento con Oh-Berlin, seguro se encuentra con el Ampelmännchen. Sin embargo, como veremos a continuación, su historia no ha sido tranquila. El que lo podamos ver ahora en las calles de Berlín es un triunfo de la cultura popular.

Con la reunificación de Alemania, en 1990, se estandarizaron las señales viales y el Ampelmännchen desapareció, y junto a él, también desaparecieron los programas de educación vial que lo utilizaban. Sin embargo los ciudadanos de la parte oriental se resistían a que desapareciera indicando que se trataba de una figura de la cultura de Alemania Oriental.

Las campañas a favor del hombrecillo del semáforo iniciaron a principios de 1995. Fue un diseñador gráfico de la Alemania Occidental (RFA) el que hizo explotar el interés por conservar al hombrecillo al crear lámparas usando la figura popular de la antigua RDA. Dichas lámparas se volvieron populares gracias a la atención de los medios, y junto a otras iniciativas que pedían el regreso del Ampelmännchen, lograron que éste regresara a los semáforos, incluyendo, desde 2005, a todos los distritos del antiguo Berlín Occidental. En la actualidad existen tres versiones del hombrecillo, y cada estado federado escoge cuál quiere usar. El hombrecillo sigue indicando a los ciudadanos y a los visitantes de Berlín, cuándo detenerse y cuándo seguir la caminata por sus calles.

Información y fotos de Wikipedia.org.

Si vas a Roma, disfruta sus jardines

Foto: Villa Borghese, por Emanuele

Roma alberga sitios históricos que recuerdan una de las culturas más influyentes de la historia, el imperio romano. Muchas leyendas circulan alrededor de los excesos y excentricidades del período de decandencia del imperio romano. Pero Roma no sólo es eso. Sus parques y jardines también son apacibles destinos en donde los paseos a pie son tranquilos, placenteros y hasta románticos. Es bueno conocer la devoción que tienen los romanos por espacios verdes y libres.

Comenzaremos por el parque Villa Borghese, el más visitado por los romanos. Ubicado en el centro de la capital, este parque además de ofrecer prados y jardines, contiene la Galería de Arte Moderno, el Museo Etrusco, el Museo Carlo Bilotti y la Galería Borghese. Pero por si esto fuera poco, hay un zoológico, una sala de teatro y una Casa del Cine. Para los más pequeños hay una ludoteca, la Casina Raffaello. Fácil el turista paseador puede estar un par de días disfrutando de este lugar.

Para las parejas en plan romántico, el sitio indicado es el Rosal Municipal, que abre en primavera. En mayo de cada año 1.100 especies de rosas se dan cita para florecer. Aquí también se puede observar el Circo Máximo y el Palatino, en la tranquilidad de la naturaleza. Para visitarlo y disfrutarlo hay que ir en los meses de mayo y junio, puesto que sólo permanece abierto cuando los rosales florecen. Para buscar hotel o apartamento en primavera y verano Oh-Rome es la opción indicada.

No puede faltar en este recorrido el Jardín Botánico. Ocupa 12 hectáreas y tiene 2.000 metros cuadrados de invernaderos. Sus colecciones, además de su importancia científica, están representadas escenográficamente, ubicando al visitante en la región geográfica a la cual pertenecen las plantas. Particular interés despierta su “jardín de los perfumes” donde además se ofrece información en escritura braille para los invidentes. El sitio cuenta también con dos vehículos a batería para los discapacitados.

Otra visita interesante son los Jardines del Vaticano. Estos jardines ocupan dos tercios de la Ciudad del Vaticano y sirven de lugar de meditación para el papa. Aquí sólo se puede ingresar con visitas guiadas que duran dos horas. Este parque es una visita muy recomendada para los que hacen turismo religioso y profesan la fe católica.

El parque de las tumbas de la Vía Latina se ubica en la intersección de la Vía Appia Nuova y la Vía dell’Arco di Travertino. Es un tramo de unos 450 metros, que conserva su aspecto original. A lo largo de esta calle se construyeron sepulcros de diferentes estilos y épocas. Destaca el Sepulcro de los Pancracios, que data del siglo II d.C., cuya riqueza y buen estado de conservación lo hacen tan atractivo como valioso.

Para los amantes del jazz se recomienda la Villa Celimontana, ubicada en el Parque del Celio, entre el Coliseo y las Termas de Caracala. En este lugar, en verano, se celebran importantes festivales de música jazz. También acá se conservan varios mapas históricos de Italia, ya que acá está la sede de la Sociedad Geográfica italiana.

Otros parques y lugares para disfrutar son el Acueducto Felice, el Jardín de los Naranjos, la Villa Pamphili o el Parque de la Caffarella.

Con información de TurismoRoma.it