España

La Isla Cristina, un nuevo paraíso

islacristinaAtardecer en Isla Cristina, por JJ Merelo

La Isla Cristina, en la provincia de Andalucía, fue siempre un lugar pesquero. No fue sino hasta la década de 1990 cuando sus diez kilómetros de playas doradas empezaron a atraer turistas. Combina dos elementos importantes: la sensación de novedad y una buena oferta turística de hoteles y restaurantes. Es un buen lugar para ir este verano.

La mayor oferta hotelera se encuentra en Islantilla, una mancomunidad fundada con fines turísticos. Otras playas destacadas son la Playa del Centro y Punta Caimán. En Isla Cristina también se puede hacer pesca recreativa y golf. Las festividades destacadas son el Carnaval y el Festival Coral del Atlántico. El festival se celebra en octubre y dura tres días, en los cuales se dan cita coros de la ciudad y de otros lugares como Bulgaria o Hungría.

Merecen especial mención el Paraje Natural Marismas de 2.145 hectáreas. Un marisma es un ecosistema húmedo con plantas que crecen en el agua. Las marismas de Isla Cristina están formadas por las desembocadura de los ríos Guadiana y Carreras, y además influenciadas por las mareas del Oceáno Atlántico. Constituye un refugio importante de aves del lugar, así como aves migrantes, entre otras muchas especies.

También se pueden visitar los Molinos de Mareas cuyo funcionamiento dependía de la acumulación y liberación de agua de las mareas. Las torres almenaras de Huelva son interesantes ya que fueron construidas a la orilla del mar entre 1577 y 1630 con el fin de proteger la costa.

Europa Nuevas Maravillas

Monte Cervino

Foto: Maurice Koop

El Monte Cervino es la montaña más fotografiada de los Alpes, debido a su pico de forma piramidal. Se localiza en la frontera de Suiza e Italia. En alemán, del lado suizo, se le conoce como Matterhorn. Es una de las montañas más altas de los Alpes, con 4.478 metros. Leer más »

Consejos

Viajar a través de las fotos

camaraAhora cuando viajamos podemos transmitir en directo nuestras vivencias a través de imágenes. Ya quedaron muy atrás los tiempos en los que teníamos que revelar fotos físicas después del viaje para verlas. Todas las cámaras digitales modernas tienen una pantalla en la que podemos apreciar nuestras fotos instantes después de haberlas tomado.

La cámara siempre ha sido buena amiga del viajero. El creciente mercado de dispositivos digitales hace que tengamos a la mano, a un buen costo, cámaras que hace algunas décadas era imposible acceder. Como cualquier gadget moderno, las cámaras evolucionan. Siempre buscamos mejorar y si nuestra afición por las fotos crece, tendremos que cambiar. Si tu cámara ya no está acorde a tus expectativas, no lo pienses, y vende tu cámara aquí, por ejemplo. Y cómprate una nueva.

Con una buena cámara en mano, depende de nosotros mejorar nuestra técnica para tomar fotos. Tomar una foto es fácil, pero hacer que esta emocione o sorprenda toma su tiempo. La fotografía de viajes es una imagen que toma un viajero sorprendido y fascinado por lo que encuentra en el lugar que visita. Ese asombro lo transforma en una buena foto y la comparte.

Lo que más admiro de los buenos fotógrafos es su olfato para medir el instante exacto. Un buen fotógrafo sabe cuándo es el momento, sabe contar una historia a partir de una imagen que los demás no pueden ver. De eso se trata la buena fotografía, de un instante exacto y de una persona que lo captura.

Como apuntábamos al inicio, ahora hay cámaras cuya tecnología era inaccesible hace algunas décadas. La próxima vez que nos acerquemos a nuestra cámara, intentemos pensar como un fotógrafo. Aprendamos sus características técnicas para sacarle el mejor partido. Una buena foto hace viajar a las personas a las que no nos pudimos llevar al viaje. Es una forma de hacer que también viajen con nosotros. Por eso es bueno intentar mirar el mundo diferente cada vez que enfocamos con nuestra cámara, cada vez que queramos eternizar un instante.

Asia

Wat Rong Khun, el templo blanco

Foto: Wikipedia

Wat Rong Khun es un curioso templo budista ubicado en Tailandia. Su color y su peculiar diseño atraen todos los años a los turistas. El diseño estuvo a cargo del artista tailandés Chalermchai Kositpipat y su construcción comenzó en 1997.

El nivel de detalle que tiene este templo es una de sus principales características. Por todos lados en el templo sinuosas figuras humanas y animales esperan a cada paso. Para entrar al templo hay que pasar un puente debajo del cual hay agua y una sección de manos que se alzan como pidiendo auxilio.

Wat Rong Khun es el único templo de su clase que tiene un ubusot, una especie de sala de reunión. El ubusot está decorado de color blanco y con cristales. El color blanco significa la pureza de Buda y los cristales, su sabiduría. Los detalles de los dibujos del ubusot están decorados con oro.

La parte principal del templo se terminó en 2008, sin embargo, el complejo incluirá nueve edificios más y su construcción podría llevar hasta 90 años, según algunas fuentes.

Más fotos: Flickr.

Fuentes: Wikipedia y Diario del viajero.

España

La playa de San Lorenzo siempre te espera

Foto: Rubén Iglesias

La playa de San Lorenzo se ubica en pleno centro de Gijón, Asturias. El la playa tradicional gijonesa, y a diferencia de otras playas famosas, no llamó la atención de la nobleza, sino del proletariado. La arena dorada atrae ahora a miles de turistas que se bañan en sus aguas limpias.

Tiene una longitud de 1.550 metros y cuenta con servicios de duchas, alquiler de casilleros y sillas de playa. El oleaje se considera moderado-fuerte y la zona ideal para bañistas es la denominada “Escalerona”. Se practica el volley-playa y el fútbol playa.

Paralelo a la playa se encuentra el Muro de San Lorenzo, ideal para una caminata con vista a la playa. Los hoteles y restaurantes se ubican en ésta área y se puede encontrar una buena oferta. La calidad del agua de la playa y sus servicios hizo que desde 2010 ondee la bandera Ecoplayas, otorgada por la asociación Ategrus.

La visita a San Lorenzo se complementa visitando la ciudad. Gijón siempre ha sido industrial y ahora se complementa con su oferta turística. Los dos edificios más destacados del centro histórico son El Ayuntamiento, ubicado en la Playa Mayor, y la Casa Natal de Jovellanos. Esta última data del siglo XVI y en 1983 fue declarado como Monumento Histórico Artístico de Gijón.

En el cerro de Santa Catalina está El Elogio del Horizonte, un monumento obra del escultor Eduardo Chillida. Con una altura de 10 metros y un peso de 500 toneladas. El monumento simboliza la unión de la tierra y el cielo. Los visitantes suelen sorprenderse del efecto sonoro que tienen las olas del mar y el viento cuando nos situamos cerca del mismo.

Europa

Todos los caminos llevan a Roma

Fontana de Trevi, por Denis Jarvis

La popular frase viene de la época del Imperio Romano, cuando efectivamente, todos los caminos eran construidos de tal manera que llevaban a Roma, la capital del imperio.

Así sigue siendo en la actualidad, aunque no en sentido literal. Roma siempre está en la lista de ciudades que no nos podemos perder. La tradición nos cuenta que Roma fue fundada por Rómulo y Remo, en el año 753 antes de Cristo. Rómulo y Remo eran dos gemelos que de bebés fueron amamantados por una loba. La leyenda de estos gemelos es reproducida en muchas ciudades alrededor del mundo.

 
Qué visitar en Roma
Después de que nos hemos asegurado de encontrar un buen hotel en Roma, haremos un breve repaso de algunos lugares destacados. Esta pequeña guía no pretende ser definitiva, es sólo un artículo entusiasta sobre una ciudad maravillosa. Para más detalles, recomendamos el sitio oficial de turismo de Roma.

La ciudad es tan grande e interesante que es mejor apartar varios días para conocer sus principales lugares. Destaca, por supuesto, el Vaticano, una visita obligada para los fieles católicos y los amantes del arte religioso. Dentro del Vaticano, la Basílica de San Pedro es un imponente templo, uno de los más visitados del mundo. El palacio de Castel Gandolfo, que es la residencia de los papas durante el verano, tiene unos hermosos jardines. Y por supuesto, un paseo por la Plaza de San Pedro no puede faltar en el recorrido.

Después de visitar el Vaticano, es imprescindible conocer el Coliseo Romano. El coliseo se anticipó varios siglos a los modernos estadios de fútbol, y podía albergar espectáculos espectáculos populares, haciendo fácil el ingreso y egreso de los espectadores.

La Fontana de Trevi es la más grande y popular fuente del barroco en Italia. Cuenta con reproducciones en otros países al ser uno de los lugares emblemáticos de Roma. Esta fuente duró 30 años en ser construida y se inauguró en 1762. La leyenda indica que el visitante que arroje una moneda a la fuente, volverá a Roma. No se sabe cuán cierta es esta leyenda, pero lo que sí es cierto es que la Fontana de Trevi recauda más de un millón de euros anuales de los visitantes entusiastas.

Entre las principales plazas de Roma se encuentran la plaza de España, plaza Navona y la Plaza Venecia. La plaza de España es una visita cuando menos curiosa para los españoles. Debe su nombre al Palacio de España, sede de la embajada española ante la Santa Sede y Malta.

En cuanto a sitios arqueológicos, Roma es prácticamente un museo al aire libre. Partiendo por supuesto con el Coliseo, hay que llegar al Monte Palatino, una de las siete colinas de Roma, en cuyas faldas está el Foro Romano, los Foros Imperiales y los Mercados de Trajano. Esto era el centro político de la Antigua Roma. Muy visitadas también son las catacumbas, de gran importancia en los inicios del cristianismo. En las catacumbas se calcula que hay unas 750 mil tumbas.

Roma no se puede visitar en un día, así como a Roma no se le puede abarcar en un artículo. Todos los caminos, sin embargo, siguen llevando a Roma.

General

El placer de viajar

El placer que obtenemos de los viajes depende en mayor medida de las condiciones anímicas con las que vamos que del destino de nuestro viaje. Bastaría con abordar nuestros escenarios habituales con la disposición del viajero para que estos enclaves se revelasen de no menor interés que los desfiladeros y las selvas repletas de mariposas de la Sudamérica de Von Humboldt.

Alain de Botton, en El Arte de viajar.